Los enfrentamientos entre israelíes y palestinos se han incrementado en los últimos días. Los choques entre judíos y musulmanes en la Gran Mezquita de Jerusalén fueron escalando hasta el bombardeo hacia Tel Aviv por parte de Movimiento Hamás, que ha dejado víctimas y daños materiales en diversos edificios. 

El Consejo de Seguridad de la ONU se reunirá para abordar la escalada de violencia entre Israel y Palestina. Sin embargo, tanto el primer ministro Benjamín Netanyahu como el presidente de Palestina, Mahmud Abas, y el líder de Hamás en Franja de Gaza, Ismael Haniyeh, advirtieron que responderán ante cualquier ataque. A nivel internacional, las condenas de la comunidad internacional no han sido homologadas. Mientras que los países de la Liga Árabe expresaron su apoyo al pueblo palestino, Estados Unidos y varios países de Europa mostraron su respaldo a Israel.

¿Cómo empezó el nuevo conflicto entre israelíes y palestinos? En abril pasado, un juzgado de Israel ordenó el desalojo de varios palestinos en varios asentamientos en Sheikh Jarrah, cercanos a la Ciudad Vieja de Jerusalén, para que se pudieran construir más asentamientos israelíes en la región. El pasado 3 de mayo, fuerzas de seguridad israelíes detuvieron a dos palestinos tras enfrentamientos registrados durante una manifestación en apoyo a varias familias que estaban amenazadas con ser desalojadas para dar lugar a asentamientos israelíes. Los choques en el barrio palestino, donde la policía estaba a punto de expulsar a varias familias para permitir el asentamiento judío, dejaron 10 personas heridas. La policía israelí aseguró que atendió la manifestación ya que “se perturbaba el orden público”. Contexto: La disputa por Jerusalén Este Según una ley israelí, si los judíos pueden probar que vivían en Jerusalén Este antes de la guerra de 1948, que condujo a la creación del Estado de Israel, podrán pedir la restitución de su “derecho de propiedad”. Una ley como esa no existe en favor de los palestinos que hayan perdido sus bienes en la guerra. La organización israelí contra la colonización “La paz ahora” busca actualmente expulsar a más de 58 palestinos de Sheikh Jarrah. Frecuentemente se realizan manifestaciones en este barrio de Jerusalén Oriental en apoyo a las familias palestinas. En abril, un diputado israelí fue grabado mientras era agredido por la policía durante una de las manifestaciones. Unos 210 mil colonos israelíes viven en Jerusalén Este, el sector palestino de la ciudad ocupada y anexada por Israel, donde aún viven más de 300 mil palestinos. El derecho internacional considera ilegales todas las colonias israelíes. Las autoridades afirmaron que los manifestantes bloquearon el tránsito y lanzaron piedras y botellas a las fuerzas del orden, y que les dieron “un tiempo razonable” para que desalojaran el sitio, antes de dispersarlos. 

Posteriormente el 6 de mayo, al menos 22 palestinos resultaron heridos en una manifestación por la ocupación israelí, horas antes de que la Corte Suprema de Israel instó a las familias palestinas y a los colonos a llegar a un acuerdo para evitar la expulsión. Sin embargo, la mayor escalada se produjo al día siguiente, el viernes 7 de mayo, donde más de 205 personas resultaron heridas, entre ellos 17 policías israelíes, la mayoría de ellos palestinos que estaban en la Explanada de las Mezquitas durante las celebraciones del Ramadán, una de las fiestas más sagradas de los musulmanes. En ese mismo día, la policía israelí mató el viernes a dos palestinos e hirió gravemente a un tercero, después de que abrieran fuego contra un puesto de control militar en el norte de Cisjordania. Las autoridades aseguraron que eran “terroristas” que dispararon hacia una de las bases que controlan las fronteras en la región. El fin de semana, el 8 y 9 de mayo, se registraron más enfrentamientos entre policías israelíes y manifestantes palestinos causando decenas de heridos en diferentes barrios de Jerusalén Este, de acuerdo con la Media Luna Roja (Cruz Roja).

¿Por qué Hamás decidió bombardear Israel? El pasado lunes 10 de abril, el movimiento islamista Hamás, en el poder en la Franja de Gaza, amenazó a Israel con una escalada militar si sus fuerzas no se retiraban antes de las 18:00 horas locales de la Explanada de las Mezquitas, esto tras enfrentamientos en el mismo lugar a primeras horas del día.  Sin embargo, los choques entre palestinos e israelíes continuaron durante la tarde del lunes en la Explanada de las Mezquitas, donde dejaron un saldo de al menos 700 palestinos y unos 50 policías israelíes heridos. Al llegar la noche, diversos cohetes fueron lanzados desde la Franja de Gaza hacia Israel, provocando que sonaran las sirenas en Jerusalén, donde fueron evacuadas miles de personas en el Muro de los Lamentos, lugar sagrado para los judíos. Más de 100 cohetes fueron lanzados en total el lunes desde la Franja de Gaza hacia Israel, de acuerdo con Hamás, anunciando que disparó cohetes hacia el territorio de Israel “en respuesta a sus crímenes y a su agresión contra la Ciudad Santa”. La mayoría de ellos fueron interceptados.  El ejército israelí anunció de forma inmediata haber “empezado” una serie de ataques contra las posiciones de Hamás en la Franja de Gaza, mientras el movimiento islamista armado reconoció la muerte de uno de sus comandantes.

“Hemos empezado, y digo bien empezado, a atacar objetivos militares en Gaza”, declaró el ejército israelí. Al menos 20 palestinos murieron, incluidos nueve niños y un comandante de Hamás, murieron en los bombardeos al norte de la Franja de Gaza, indicaron las autoridades locales. Netanyahu aseguró que el movimiento islamista Hamás, en el poder en la Franja de Gaza, cruzó una “línea roja” al disparar cohetes hacia Israel, y prometió una respuesta contundente. “Las organizaciones terroristas en Gaza cruzaron una línea roja en la noche del Día de Jerusalén disparando cohetes”, dijo el primer ministro. “Israel reaccionará con fuerza (…), el que ataque pagará un precio alto. Les digo, ciudadanos de Israel, que el conflicto actual podría durar algún tiempo”. La escalada militar entre Israel y Hamás ya ha dejado más de 30 decesos, y se terminó intensificando este martes con una lluvia de cohetes lanzados por el movimiento islamista. Tres personas murieron en Israel a causa del diluvio de misiles.  El movimiento islamista Hamás afirmó está “listo” para enfrentar una intensificación de los ataques israelíes en la Franja de Gaza, afirmó la noche del martes su líder en un discurso televisado.

“Si (Israel) quiere una escalada, estamos preparados y si quiere detenerse también estamos listos”, dijo Haniyeh, llamando a las fuerzas israelíes a retirarse de la Explanada de las Mezquitas en Jerusalén, escenario desde hace varios días de violentos enfrentamientos entre policías israelíes y manifestantes palestinos. En tanto, el ministro de Defensa israelí, Benny Gantz, advirtió que los ataques eran “sólo el comienzo” de una campaña del ejército israelí que todavía tiene “muchos objetivos en la mira” para debilitar a Hamás, que controla el territorio palestino y que desde el lunes ha lanzado centenares de cohetes contra Israel. “Ningún país soberano aceptaría que se disparara contra su población, nosotros tampoco lo aceptamos”, afirmó, tras la muerte el martes de tres personas en Israel en ataques con cohetes lanzados desde Gaza. ¿Qué podría pasar en el conflicto de ambos países Para Maruan Soto Antaki, especialista y colaborador de MILENIO, la escalada bélica  entre Israel y Hamás ha ido “preocupantemente rápido”, ya que todo ha ocurrido en tan sólo cuestión de horas. “Es la historia de siempre […] no les la más rápida en historia, pero sí en contexto. Tener que ver con la aceptación de que existir (como Estado) de la inexistencia del otro”. 

Destaca que, dado al contexto actual, es difícil que Biden pueda tomar las mismas acciones como en 2014. En el caso de Palestina, es poco probable que se sume al conflicto debido a que Mahmud Abás había ordenado aplazar las elecciones en la región, tanto por la pandemia de covid-19 como el conflicto político.  “Biden no tiene un pronunciación fija […] es necesario que haya algunos agentes internacionales dentro de unos días para que puedan tranquilizarse las cosas”. Sin embargo, mencionó que la postura geopolítica está complicada principalmente por el cambio en el gobierno de Estados Unidos. La  administración de Donald Trump expresó un amplio respaldo al gobierno de Benjamín Netanyahu, que eso pudo haber influido en la creación de una corriente “trumpista” en los judíos de extrema derecha. “La extrema derecha (en Israel) realizaba cánticos de odio en el Muro de los Lamentos […] En el escenario israelí hay discurso de apoyo a Trump y al mismo tiempo, han logrado alimentar el extremismo de Hamás”.  Recordó que la escalada del conflicto proviene plenamente de ambas partes: de la política israelí contra los palestinos al autorizar la ocupación ilegal de territorios, así como de Hamás, que controla la región de Franja de Gaza, y es considerado por varios países como una organización terrorista. Destacó que es poco probable que Emiratos Árabes Unidos, Marruecos y Baréin, países con los que Israel entabló relaciones diplomáticos a finales de 2020, puedan incluirse en el conflicto. Sin embargo, no se puede esperar la misma reacción tanto de Turquía e Irán, aliados históricos de Hamás. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *