Editoriales

A paladas debería Slim de arreglar las carreteras y no aumentar las cuotas

Cuando el pueblo protesta, sus razones hay, ante el abuso de pocos, debe imperar el criterio del equilibrio, por el bien de todos. Recordamos con nostalgia los tiempos de antes, de aquellos aciagos sesentas, las carreteras pavimentadas en Sinaloa, eran pocas, la mayor parte de la población se movía en tranvías tropicales y en escasas unidades particulares.

Los caminos eran estrechas brechas de terracería, caminos reales, llenos de hoyos, y en época de lluvia se convertían en grandes lodazales que constituían un reto para los choferes, pues había quienes duraban días con sus carros “atascados”.

“La Internacional”, o México 15, era la arteria más importante que comunicaba a todo el país, después Antonio Toledo Corro y Francisco Labastida Ochoa lograron construir la autopista “Benito Juárez” y la costera a cuatro carriles, hoy en manos de Carlos Slim.

Esa carretera es de cuota, muy alta por cierto, y se acaba de aumentar en un 40 por ciento, aunque al parecer hay rectificación.

Eso no debería ser, la carpeta asfáltica está en pésimas condiciones, hoyos, baches, bordos, de todo, deberían voltear a Sonora, desde los límites con Sinaloa para allá, puro concreto hidráulico, planchadita, segura, ¿Y aquí?… Ufff.

Abuso desmedido del concesionario de esa y otras carreteras, Calos Slim, eso es lo que ocurre, no tiene llenadera, como en los caminos vecinales que hay gente tapando hoyos con tierrita y una pala para que los conductores les den propina, así debería este señor cubriendo baches en la costera.

O de lo contrario, que se encarame a un tractor para que saque los carros del lodo en época de lluvias, porque para allá va la costera, al fango, como antes… ¡Qué golpe tan duro! 

MSN