En el marco de la Cumbre de Líderes Climáticos, el presidente Andrés Manuel López Obrador propuso a su homólogo de Estados Unidos, Joe Biden, ampliar el programa Sembrando Vida en el sureste de México y Centroamérica, con el fin de sembrar 3 mil millones de árboles adicionales a las mil millones de plantas que se cosecharán en el territorio mexicano y crear un millón 200 mil empleos.

El primer mandatario se conectó virtualmente a la reunión desde Palacio Nacional y aunque su mensaje, de casi seis minutos, estuvo directamente dirigido a Biden, este último no se encontraba presente al momento de la participación del tabasqueño.

López Obrador sostuvo que el programa ha sido una experiencia exitosa que se ha aplicado en el país, y consideró que es el esfuerzo más grande de reforestación en el mundo. También refirió que en este laboran 450 mil campesinos y campesinas que reciben un jornal de cinco mil pesos mensuales para plantar árboles frutales y maderables en sus tierras o parcelas, y que hasta ahora se han sembrado 700 millones de plantas, pero que se tiene la meta de llegar a mil millones para abarcar un millón de hectáreas.

“El presupuesto asciende a 29 mil millones de pesos anuales, mil 400 millones de dólares, la propuesta es que juntos ampliemos dicho programa en el sureste de México y Centroamérica, para sembrar 3 mil millones de árboles adicionales y generar un millón 200 mil empleos”, expuso.

Nosotros asumimos nuestra responsabilidad económica y nos comprometemos a ayudar en la organización productiva y social, y ustedes, presidente Biden, podrían financiar el programa en Guatemala, Honduras y El Salvador”.

López Obrador argumentó que se debe tomar en cuenta que con 4 millones de hectáreas de árboles se absorben 70 millones de toneladas de dióxido de carbono al año. 

Asimismo, añadió que el Gobierno de Estados Unidos podría ofrecer una visa temporal a quienes participen en el programa. Explicó que esta se podría otorgar después de que los beneficiarios hayan sembrado durante tres años consecutivos sus tierras. Y adicional a eso, pasados otros tres años, que estos mismos tengan la posibilidad de obtener la residencia en Estados Unidos o su doble nacionalidad.

El fenómeno migratorio no se resuelve con medidas coercitivas, sino con justicia y bienestar. Además, usted, presidente Biden, es un hombre sensible y sabe que el espíritu de trabajo y el deseo de superación del migrante es fundamental en el desarrollo de las naciones. Con migrantes, con esos seres excepcionales se han hecho las grandes naciones, es cosa de ordenar los flujos migratorios y darles cauce con humanismo y juicio práctico. Junto con el amor a la naturaleza y la responsabilidad de heredar a las nuevas generaciones un planeta habitable, debe también prevalecer la fraternidad universal”, enfatizó.

El jefe del Ejecutivo también habló sobre el descubrimiento de tres grandes yacimientos de hidrocarburos. No obstante, precisó que dicho petróleo se destinará básicamente a cubrir la demanda de combustibles del mercado interno y que se acabará con la práctica de exportar petróleo crudo y comprar gasolinas.

De esta forma ayudaremos a evitar el uso excesivo de combustibles fósiles. También estamos modernizando nuestras plantas hidroeléctricas para reducir el uso de combustóleo o carbón en la producción de electricidad”, apuntó.

“La energía que se produce con agua es limpia y barata, de ahí que hemos decidido cambiar turbinas antiguas por equipos modernos, lo cual nos permitirá aprovechar el agua de los embalses para producir más energía, sin construir nuevas presas y sin causar afectaciones”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *