Esta semana México inició un puente aéreo y terrestre temporal para trasladar a migrantes centroamericanos desde la frontera con Estados Unidos a sus países de origen. En su primer día de funcionamiento devolvió a 932 personas, incluyendo algunos menores.

El miércoles el Instituto Nacional de Migración (INM) lanzó un comunicado informando que el traslado de un total de casi mil migrantes en situación irregular en México fue realizado en cuatro vuelos y 11 traslados por carretera. No se informó el número de menores presentes en estos trayectos.

No se ofrecen datos certeros de cuántas veces fueron interceptados los centroamericanos en diferentes estados de la frontera.

Una autoridad federal que pidió el anonimato por no estar autorizada a hacer declaraciones indicó que los vuelos se realizaron desde Tamaulipas y Chihuahua a San Pedro Sula, en el norte de Honduras, y también a Villahermosa y Tapachula, dos ciudades en el sur de México que cuentan con estaciones de detención migratoria muy grandes y desde donde los migrantes fueron trasladados por tierra.

La misma autoridad indicó que entre los retornados había centroamericanos que ya estaban en México en condición irregular y personas devueltas por Estados Unidos gracias a una medida decretada por el expresidente Donald Trump al inicio de la pandemia que permite expulsar en el acto a migrantes mexicanos y centroamericanos que crucen ilegalmente.

La actual administración de Joe Biden mantuvo estas devoluciones con la excepción de los menores que viajan solos. Es frecuente que esas personas permanezcan en la frontera para intentar el cruce una y otra vez.

El traslado en aviones de los migrantes es novedoso y tiene lugar a dos semanas de la visita de la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, a México, que se centrará fundamentalmente en temas migratorios.

La administración de Joe Biden ha tenido que enfrentar un incremento en las llegadas de migrantes, sobre todo de niños, y ha pedido ayuda a México, que se comprometió desde marzo a reforzar la vigilancia en su frontera sur y en las rutas de tránsito.

El INM no ha indicado qué periodicidad tendrán los vueltos que comenzaron esta semana. En el pasado, la agencia migratoria mexicana utilizó autobuses para trasladar hacia el sur a solicitantes de asilo en Estados Unidos que eran devueltos por la administración Trump para esperar su proceso en territorio mexicano. Muchos desistían de esperar en la frontera por la violencia y la inseguridad que hay en esas zonas.

El flujo de migrantes hacia el norte se incrementó este año debido a las crisis provocadas por la pandemia, por los huracanes que azotaron Centroamérica en 2020 y las esperanzas generadas por la llegada de Biden al poder.

La Patrulla Fronteriza estadounidense interceptó en abril a más de 173 mil personas, 3% más que en marzo y la mayor cantidad desde abril del 2000.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *