Ciencia Y Tecnología Internacionales

Grandes productores pactan para evitar y reducir el hambre en el mundo

Ginebra. Grandes productores agrícolas, incluyendo la Unión Europea, Estados Unidos, Canadá y Australia, pactaron ayer garantizar la seguridad alimentaria en el mundo, pese a las perturbaciones provocadas por la invasión rusa de Ucrania.

Nos comprometemos a trabajar conjuntamente para asegurar que haya comida suficiente para todo el mundo, incluyendo los más pobres, los más vulnerables y las personas desplazadas, establecieron en el testimonial. Ese documento fue firmado por 51 países miembros del la Organización Mundial de Comercio, incluyendo Costa Rica, Chile, México y Paraguay.

Los productores también prometieron mantener los mercados abiertos, previsibles y transparentes sin imponer pautas comerciales restrictivas que sean injustificadas al intercambio global.

Los signatarios destacan también que las medidas de emergencia tomadas para hacer frente a la situación deben provocar el menor número de distorsiones posibles y que éstas deben ser temporales, específicas y proporcionadas.

También piden que los productos comprados por el Programa Mundial de Alimentos, que está en primera línea para intentar compensar las pérdidas en los mercados de grano y de aceite debido por la situación en Ucrania, estén exentos de cualquier restricción o prohibición de exportación.

Rusia y Ucrania son dos importantes exportadores de trigo, maíz, canola y aceite de girasol.

La ofensiva rusa en Ucrania iniciada el 24 de febrero y las sanciones que pesan sobre Moscú interrumpieron los suministros de trigo y de otras mercancías alimentarias de estos dos países, generando una fuerte alza de los precios, que se sumó a la carestía en combustibles fósiles, especialmente en los países emergentes.

En tanto, la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) aseguró tener pruebas anecdóticas de que las fuerzas rusas roban trigo de Ucrania, cuando los puertos del país casi no pueden exportar desde la invasión a manos de la potencia euroasiática.

Josef Schmidhuber, subdirector de la división de mercados y comercio de la FAO, expuso, en conferencia de prensa en Ginebra, que unas 700 mil toneladas de trigo habían desaparecido de Ucrania. Advirtió que no había estadísticas del presunto robo.

Información de La Jornada