Inicio / INTERNACIONAL / No se sabe de donde proviene más del 75 por ciento de la basura espacial

No se sabe de donde proviene más del 75 por ciento de la basura espacial

Los desechos espaciales que representan una amenaza para los satélites operativos no se están monitoreando lo suficientemente, advirtieron los astrónomos.

Un nuevo estudio sugiere que más del 75 por ciento de los desechos orbitales detectados no se pueden comparar con los objetos conocidos de los catálogos de los satélites públicos.

Los astrónomos están pidiendo estudios más constantes de los escombros, con grandes telescopios, para ayudar a cuantificar los riesgos que representan para los satélites activos. Esta estudio buscó escombros tenues: objetos que son demasiado pequeños o poco reflectantes para ser monitoreados regularmente y registrados en catálogos disponibles públicamente.

Las curvas de luz extraídas de las imágenes de nuestro estudio muestran cuán variados pueden ser estos objetos, tanto en términos de su naturaleza física como de su actitud o comportamiento dentro de la órbita, dijo el autor principal James Blake, estudiante de doctorado en el departamento de Física de la Universidad de Warwick.

Muchos de los escombros débiles y sin catalogar parecen estar girando, mostrando una variación de brillo significativa en su observación.

Necesitamos sondear más la población de escombros débiles y obtener más datos para comprender mejor lo que hay ahí fuera.

La investigación forma parte de DebrisWatch, una colaboración en curso entre la Universidad de Warwick y el Laboratorio de Ciencia y Tecnología de Defensa de Reino Unido.

Su objetivo es proporcionar una nueva visión en los estudios de la órbita geosincrónica. Ubicada a 35,786 kilómetros sobre el ecuador de la Tierra, una órbita geosincrónica es una órbita terrestre elevada que permite a los satélites igualar la rotación de la Tierra.

Foto: Pixabay.

El Comando Estratégico de EE. UU. (USSTRATCOM) mantiene el catálogo público más completo de objetos espaciales, utilizando su Red de Vigilancia Espacial (SSN) global que comprende más de 30 radares terrestres y telescopios ópticos, junto con seis satélites en órbita.

El SSN puede monitorear objetos a gran altitud de hasta aproximadamente un metro de diámetro.

Incluso los objetos pequeños pueden causar mucho daño a un satélite activo.

Muy por encima de la capa más externa de la atmósfera terrestre, no existen mecanismos naturales, como el arrastre orbital, para inducir la desintegración orbital. Por lo tanto, los escombros generados en la órbita geosincrónica permanecerán allí durante mucho tiempo.

Para ayudarlos a descubrir escombros pequeños, los astrónomos utilizaron el telescopio Isaac Newton en la isla canaria de La Palma.

Foto: Pixabay.

Más del 95 por ciento de estas detecciones débiles no coincidieron con un objeto conocido en el catálogo USSTRATCOM, ya que son demasiado débiles para ser monitoreadas de manera regular y confiable por el SSN.

Cuando los investigadores incluyeron todas sus detecciones, incluidas aquellas por encima y por debajo de un metro, más del 75 por ciento no coincidieron.

Los desechos artificiales que orbitan la Tierra pueden originarse por varias razones.

Los satélites mismos se convierten en escombros cuando llegan al final de la vida útil de su misión, los cuerpos de cohetes abandonados después de lanzar con éxito sus cargas útiles pueden explotar o romperse después de muchos años en órbita, y pueden ocurrir colisiones entre cuerpos en órbita, lo que a veces resulta en miles de nuevos fragmentos.

Foto: nationalpost.com

Los astrónomos ahora están investigando formas de extraer aún más información de los datos del estudio, utilizando observaciones simultáneas que se tomaron con un segundo instrumento más pequeño.

Somos Extremo Mundial.

Con información de BBC.

Editor California Medios

¡ Checa Esto !

Expresidente uruguayo José Mujica renuncia al Senado; deja la política

URUGUAY.- El expresidente de Uruguay, José Mujica, quien dirigió al país de 2010 a 2015, renunció este …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *