Cuando se trata de hijos en ocasiones es bueno salir de la esfera en la que muchos están inmersos para realmente conocer cómo es que se ve hacia afuera el comportamiento que tienes con los pequeños; por eso, ahora te diremos cómo las mamás sobreprotectoras dañan de forma permanente a sus retoños.

Ninguna madre desea que le pase algo malo a su hijo, pero a veces la situación llega a un punto crítico en el que parece que el último fin de una mamá es evitar que su hijo conozca, pruebe o haga por su propia cuenta; porque hay que recordar que los menores también necesitan experimentar para desarrollarse.

Las madres que sobreprotegen navegan con bandera de salvadoras o de personas que están ahí para rescatar a los pequeños en todo momento, a tal grado que les impiden acercarse al autodescubrimiento y mucho menos a la autonomía -hecho que a largo plazo puede repercutir el su bienestar emocional-.mamas sobreprotectoras dañan a sus hijos

Las madres que sobreprotegen desconocen el daño real que hacen a sus hijos | Fuente: @Freepik

La sobreprotección o también conocida como hiperpaternidad es un estilo educativo basado en la atención excesiva hacia los más pequeños, la idea siempre es que los padres le solucionan todo a los menores, incluso antes de que estos requieran de ayuda.

“La sobreprotección es llevar al niño a la incapacidad. Lo que el pequeño recibe es que sus padres no confían en él, porque lo hacen todo por él. El niño se ve incapaz porque no le dejan moverse con esa libertad, no le dejan esa autonomía; la seguridad se consigue poniendo límites. Es verdad que poner límites no es complicado, pero cuando no sabes, puede ser un mundo”, explica la experta Elisa Molina a “El País”.

 Así es como las madres que sobreprotegen dañan a los menores

Tienen problemas para desarrollar sus habilidades

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *