Inicio / SALUD / Diferencias entre tener la presión alta y tenerla baja, ¡una expone más tu salud que la otra!

Diferencias entre tener la presión alta y tenerla baja, ¡una expone más tu salud que la otra!

Es muy importante tomar en cuenta los niveles de nuestra presión arterial. Pues es la presión que ejerce la sangre cuando pasa por los vasos sanguíneos y cuando no está en su nivel óptimo, puede provocar complicaciones en la salud. Por eso, te mostraré las diferencias entre presión alta y presión baja.

De acuerdo con un estudio publicado por The National Instituite of Health, Estados Unidos, es más peligroso tener la presión alta que baja; por las consecuencias en la salud, pero en realidad en cuanto al malestar la baja puede ser más molesta.

Presión arterial alta

Esto sucede cuando la sangre que fluye por las arterias bombera mientras el corazón bombea (presión sistólica).

Por lo tanto, cuando van a medirte la presión es el número de arriba.

Cuando ésta se encuentra elevada, regularmente no presenta síntomas, por eso es importante acudir a chequeos regulares, pues si no se atiende a tiempo, podría ser letal.

La presión a la cual se le considera normal, en una persona relativamente sana, es de 120/80. Por lo que si la alta se encuentra por arriba de 140 se considera que el paciente es una personas con hipertensión.

Si se eleva a más de 180, ya debe acudirse a urgencia inmediatamente, pues podría sufrir alguna de las siguientes consecuencias:

Ataque cardíaco
Derrame cerebral
Aneurisma
Daño ocular
Insuficiencia cardiaca
Demencia vascular
Enfermedad renal crónica
Enfermedad arterial periférica

Por eso es tan importante atenderlo a tiempo. Cuando una persona ya es diagnosticada con hipertensión, si está bien controlada no debería presentarse ningún tipo de complicación.

Presión arterial baja

A diferencia de la presión alta, la baja bombea sangre cuando el corazón está en reposo y sí presenta síntomas.

Una persona que tiene la presión baja siente debilidad, cansancio, somnolencia y es necesario subirla para aliviar el malestar.

Si la presión baja, que es la segunda que se marca, está por debajo de los 80, se considera baja.

Asimismo, si eres una persona que regularmente tiene una presión de 90/60, podría considerarse como hipotensión.

La presión baja no tiene consecuencias tan fatales como la alta. Los expertos indican que lo que podría suceder serían desmayos, mareos y en casos muy extremos estado de shock; que debe atenderse pero regularmente no pone en riesgo la vida de las personas.

Para ambos tipos de presión se brinda tratamiento para estabilizarla. Recuerda que es muy importante que la midas por lo menos cada 6 meses e ir a chequeo médico cada año.

Editor Kenia Karyna

¡ Checa Esto !

Padres asegurados en el IMSS pueden inscribir a sus hijos en guardería sin importar su estado civil

La Delegación del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Baja California, realizó el primer …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *