Petróleos Mexicanos (Pemex) cerró la compra por 596 millones de dólares de la totalidad de las acciones de la refinería Deer Park, ubicada en Houston, Texas. Pemex ya era dueño de la mitad de las acciones, pero concretó la adquisición del 50% que estaban en manos de la petrolera Shell.

A continuación te contamos todo lo que sabemos de la refinería, cómo fue el proceso de negociación, cuál es la deuda, y cuáles son los beneficios que habrá para México, según el gobierno federal.

La idea de la compra 

La idea de comprar las acciones surgió en agosto de 2020, cuando Shell anunció la intención de vender el 50% de sus refinerías, excepto aquellas que representaran un valor estratégico como Deer Park.

De acuerdo con Shell, el futuro de su negocio está enfocado en la producción de petroquímicos, biocombustibles, el hidrógeno y el diésel renovable, reduciendo sus activos de refinerías. La apuesta, igual que para otras petroleras son las energías renovables.

Sin embargo, el actual gobierno ha decidido continuar con el uso de hidrocarburos y combustibles fósiles y ha defendido, incluso en cumbres climáticas, la producción nacional de petróleo y gasolina para demanda interna.

Pero de acuerdo con especialistas, la apuesta del gobierno federal de refinar toda la gasolina que usamos dentro del territorio no puede considerarse una medida a favor del planeta. Por el contrario, sugieren que México cambie de un modelo centrado en petróleo, a uno que se basa en energía limpia y renovable.

Octavio Romero Oropeza, director de Pemex, manifestó que el cambio del paradigma en materia energética y de fortalecimiento de la petrolera en la actual administración va en la dirección correcta.

“En los próximas 30 años se va a incrementar la demanda (de combustibles fósiles) no obstante los esfuerzos internacionales para transitar hacía energías limpias. Ello como resultado de la inercia en el crecimiento de la economía a nivel mundial. Si bien es cierto que países europeos y Estados Unidos reducirán su demanda -sin que desparezca su consumo- economías emergentes como la India y América Latina, entre otros países, incrementarán significativamente su consumo. Lo miso en el caso de China, que es el país con mayor crecimiento económico mundial”, aseguró.

Para el presiente Andrés Manuel López Obrador lo de Deer Park se trata de una buena compra porque “el petróleo es el mejor negocio del mundo”.

La deuda de Deer Park

Al ser cuestionado sobre la deuda que tiene Deer Park, el director de Pemex, Octavio Romero Oropeza, dijo que la cantidad asciende a 980 millones de dólares, que serán cubiertos por el gobierno federal.

Por su parte, el presidente López Obrador explicó que se cuenta con una reserva de recursos de 47 mil millones de pesos, de los cuales 30 mil corresponden a Banobras y 17 mil que se conservaron del Fondo de Desastres Naturales (Fonden).

De esos 17 mil mdp, dijo el mandatario, 10 mil millones ya se han comprometido en ayudas para las personas damnificadas de Veracruz y Tabasco.

Pero los 30 mil millones de pesos de Banobras están ahí y se van a entregar a Pemex, con ese dinero se compra la refinería y se inicia la construcción de la planta coquizadora de Tula. Son 600 millones de dólares aquí y tenemos en Banobras 30 mil, esto en pesos significan 12 mil millones”, refirió.

Pese a la deuda millonaria de la planta, el mandatario dijo que no habrá pérdidas y que la inversión por la compra se recuperará en dos o tres años.

La historia y negociación

La decisión de comprar todas las acciones de la refinería de Houston forma parte de la política de negocios de Pemex planteada por el gobierno de López Obrador, que apunta a producir en el corto plazo todas las gasolinas y combustibles que demanda el país.

En 1993 Pemex se asoció con Shell para adquirir la refinería de Deer Park, realizando inversiones para incrementar su capacidad de procesar crudo pesado, además de contar con un acuerdo para suministro de crudo maya por 170 mil barriles diarios hasta 2023.

La refinería ha producido arriba de 300 mil barriles por día de combustibles en los últimos 19 años.

Octavio Romero Oropeza, director de Pemex, detalló que a partir del 2009 a la fecha, salvo algunos años, no se han recibido utilidades. No porque no se hayan obtenido sino porque fueron reinvertidas en su modernización, mantenimiento y pago de deuda.

Actualmente, dicha refinería tiene la capacidad para procesar 340 mil barriles diarios: produce alrededor de 110 mil barriles de gasolina, 90 mil de diésel y 25 mil de turbosina además de otros productos.

En conferencia de prensa, el funcionario dijo que las negociaciones con Shell duraron alrededor de siete meses.

“Condicionada a que Shell no estaba interesada a vender, el siguiente paso fue formular una propuesta de compra y se presentó al presidente para poder contactar a Shell para oficializar nuestra oferta. Se hizo un modelo de propuesta de compra en octubre de 2020 buscando autorización del presidente, así se hicieron las negociaciones hasta llegar a un mutuo interés”.

¿Cómo beneficiaría a México?

Según Romero Oropeza, la adquisición de esta refinería en Estados Unidos permitirá cumplir la meta de lograr la autosuficiencia en los combustibles, dirigir la producción de gasolina, diésel y turbosina para satisfacer la demanda del país.

“Esta decisión se inscribe en el objetivo de lograr a corto plazo producir el total de combustibles que se requieren en México y para lo cual se están rehabilitando las seis refinerías del sistema nacional”, dijo.

Asimismo, indicó que la actual administración está rehabilitando las seis refinerías ya existentes, está construyendo una nueva en Dos Bocas, en Tabasco , y asumirá el control total de Deer Park, capaz de procesar 340 mil barriles diarios de crudo.

Con este plan, Pemex aspira a producir 1.36 millones de barriles diarios para abastecer la demanda local.

Pemex tiene una deuda de más de 100 mil millones de dólares, redujo sus pérdidas financieras en el primer trimestre de este año gracias a un incremento de sus ventas y a la apreciación del peso mexicano contra el dólar.

Desde 2018, el gobierno de López Obrador ha inyectado unos 10 mil millones de dólares para tratar de aliviar las finanzas de la compañía, a la que considera un “baluarte de la soberanía nacional”.

López Obrador fijó al 2023 como fecha en la cual México dejará de comprar gasolinas en el extranjero.

“Estamos decididos para que 2023 dejemos de comprar gasolinas. Nos genera autosuficiencia, es seguridad nacional, porque no somos dependientes y así no aumenten los precios. Queremos llegar a procesar en el 2023 un millón 200 barriles diarios, ahorita estamos procesando 900 mil, pero vamos a llegar a un millón 200 mil”.

“Corrupción impidió impulso de Pemex” 

López Obrador también habló del manejo de Pemex en administraciones anteriores. Señaló que la corrupción impidió el impulso de la paraestatal y que el petróleo dejara de ser negocio.

Relató que cuando asumió la presidencia en 2018, su gobierno recibió las plantas productivas a un 32% de capacidad operativa, por lo que en los últimos tres años se han implementado diversas estrategias para rescatar a Pemex.

El mandatario aclaró que su gobierno se enfocará en explorar y extraer petróleo, con el fin de ser autosuficientes, pero no se ocuparán de otros hidrocarburos como el etano.

“No podríamos, eso va a corresponder a los que van a llegar a gobernar México, nosotros ya no vamos a alcanzar. Nuestro plan es extraer petróleo, refinarlo y venderlo a precios justos en el mercado interno”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *