Le dijeron “socialista” por bajar su sueldo de un millón de dólares al año, para pagar más a sus empleados.

En 2015, un joven empresario de Seattle tomó la decisión de subir a 70 mil dólares al año el salario mínimo de sus empleados (1,417,876 pesos actualmente). En su momento, no pocos vaticinaron su fracaso. Seis años después, su empresa ha crecido notablemente. Esta es su historia.

Dan Price ganaba un millón de dólares al año (20,255,370 pesos aproximadamente) como CEO de Gravity Payements, una empresa teconológica de Seattle, en la costa este de los Estados Unidos. En el ambiente de las start-ups, la suerte puede ser vertiginosa: una empresa que brilla una temporada puede quebrar al año siguiente.

En no pocas ocasiones, más que un gran salario, lo que las start-ups ofrecen es experiencia y redes de contactos; es común que un empleado salte de trabajo en trabajo constantemente. Y aunque la tecnología es una industria próspera, en ocasiones aun un sueldo competitivo es inadecuado para vivir cómodamente en ciudades costosas como San Francisco.Empresa creció 3 veces tras subir el salario a sus empleados

Dan Price. (Imagen: Especial)

Dan Price notó que la iniquidad al interior de su empresa había llegado a un punto en que él era el único beneficiado ante el crecimiento de su negocio. Incluso algunos empleados debían conseguir un segundo empleo.

“Como director ejecutivo, ganaba treinta veces lo que ganaba mi empleado con el salario más bajo antes de cambiar nuestra estructura salarial. […] Algunos de nuestros empleados tenían varios trabajos solo para llegar a fin de mes; mientras tanto, mis bolsillos estaban engordando”, escribió Price en un texto donde resume la experiencia de su empresa.

Entonces tomó una decisión que sería tremendamente criticada por medios de comunicación y empresarios: decidió recortar su salario de un millón de dólares a solo 70 mil dólares anuales. Con todo ese dinero, fijó el salario mínimo de sus empleados en 70 mil dólares anuales.

Muchos vaticinaron su quiebra. Algunos canales de televisión lo calificaron como socialista. El famoso locutor conservador Rush Limbaugh incluso dijo que el caso de Gravity Payments sería estudiado en las escuelas de negocios como un ejemplo de cómo no administrar un negocio.

Seis años después del escándaloque creó Dan Price cambiando la forma en que se tasaban los salarios en su empresa, los resultados le han dado la razón.

“En los seis años transcurridos desde que tomé esa decisión, hemos triplicado nuestros ingresos, nuestra plantilla ha aumentado en un 70% y recibimos cientos de solicitudes por cada puesto de trabajo. Atraemos a candidatos de primer nivel que pueden concentrarse en su trabajo sin el estrés que conlleva tratar de vivir de salarios de pobreza”, explicó.

Gravity Payments creció de forma desaforada y ni siquiera el descalabro económico que representó el COVID-19 pudo obligarlos a cerrar. Además, no solo la empresa creció; según Price, la calidad de vida de los empleados se amplió notablemente.

“La cantidad de bebés que nacieron de los miembros de nuestro personal aumentó año tras año, y ahora es diez veces mayor que antes de que entrara la póliza, porque ahora tienen el dinero para mantener a una familia. La propiedad de una vivienda por primera vez se ha disparado y la mayoría de los empleados pudieron pagar parte de su deuda”, dijo.

Según el sitio Geek WireGravity Payments pasó momentos duros durante el inicio de la pandemia. Y en su momento los empleados, como en muchas otras empresas, tuvieron que aceptar un recorte salarial temporal del 50%. Pero la empresa salió adelante.

“Siempre invierte en la gente”. En esa frase Price ha resumido la filosofía de una empresa que con los años se ha convertido en un ejemplo a seguir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *