miércoles, 22 de noviembre de 2017 - 08:28 hrs

ESCÚCHANOS EN VIVO!



  
     

PERIÓDICO VIRTUAL


El Legado Del Presidente De La Crisis


Tecate, Baja California - 26 de Abril del 2017 - Fuente: Filiberto (Fili) Rojas


Todo parece indicar que la elección al Gobierno del Estado de México, el Partido Revolucionario Institucional perderá las elecciones, Eruviel Ávila no será el responsable de tal fracaso político, lo será sin lugar a dudas, el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, en definitiva, un presidente que tiene apenas un 14 por ciento de aprobación no es un atractivo para ninguna campaña electoral, sin duda el presidente Enrique Peña Nieto representa para cualquier candidato del PRI, más que un activo un lastre, agregando que el candidato al Gobierno de esa entidad es producto del dedazo presidencial de Peña Nieto.

En la última encuesta del periódico Reforma Alfredo del Mazo aparece en un empate electoral con la candidata de Morena, ni es el más idóneo ni el más carismático para representar al PRI en un Estado que concentra el 10 % de la población electoral del País, su liga con un PRI de cacicazgos al haber sido su abuelo, Alfredo del Mazo Vélez, gobernador de esa entidad, y el hijo de este y padre del candidato, Alfredo del Mazo González, mandatario del Estado de México, tampoco es un linaje a presumir en estos tiempos.

En definitiva, los atributos de Del Mazo, no están en la capacidad de gobernar o en la empatía que tenga con el electorado mexiquense, no, sus atributos inician con ser amigo del Presidente de la República, Director de Banobras cuando Peña llegó a la Presidencia de la República. El mandatario nacional ha incurrido en excesos por apoyar la campaña de Alfredo del Mazo, entre estos excesos las sesenta y tres visitas que Enrique Peña Nieto ha hecho al Estado de México, aparte están las visitas, previas al inicio de la campaña electoral, cuando Rosario Robles fue a entregar títulos de casas, Aurelio Nuño acudió a informar de la reforma educativa, funcionarios del IMSS acompañando a Miguel Ángel Osorio Chong y José Narro con sus campañas de salud.

Es evidente por el nivel de participación federal en el Estado de México, las visitas tanto del Presidente como de su primer círculo, que les preocupa y les ocupa mantener un territorio que concentra en el ámbito electoral a 11 millones 258 mil 125 electores en el listado nominal, que tiene un ingreso por arriba de los 260 mil millones de pesos y ha sido territorio tricolor desde la misma fundación del PRI en 1929, partido del que han salido 23 gobernadores mexiquenses y un presidente de la República.

El entorno que la administración de Enrique Peña Nieto ha provocado y mantiene en todo el país, no apoya en nada a la candidatura de Alfredo del Mazo, que por obvias razones no es la más conveniente para el PRI.

El 84 % de desaprobación de Enrique Peña Nieto está sustentado en los aumentos dolosos en los costos de servicios públicos como las gasolinas, energía eléctrica, los altos niveles de inseguridad entre otros factores que negativamente han afectado a la población

En el escenario electoral del Estado de México, en nada abonan los recientes escándalos de corrupción en gobernadores y ex gobernadores, particularmente con los priistas. El representante del nuevo PRI, Javier Duarte de Ochoa, que espera en una prisión de Guatemala la extradición a México para ser juzgado por lavado de dinero, asociación delictuosa y peculado.

El Estado de México es la tierra del Presidente, es para él la joya de la corona, es lo que más le interesa retener. De perderlo, la elección del 2018 para la Presidencia de la República, estará más comprometida para el Revolucionario Institucional.

A menos que apliquen la maquinaria priista de compra de votos, coacción del sufragio, condicionamiento hacia el electorado, y dádivas en tarjetas electrónicas, despensas, acarreo, y otras fechorías comunes en ese partido, ganarán el Estado del Presidente.

En este momento la cuestión política en el Estado de México, se antoja difícil para el Presidente y su muy distinguido candidato.






Comentarios