lunes, 18 de diciembre de 2017 - 06:38 hrs

ESCÚCHANOS EN VIVO!



  
     

PERIÓDICO VIRTUAL


El caso de “Frida Sofía” en la escuela derrumbada por el terremoto en México revive la historia de “Monchito”, el niño del sismo de 1985 que tampoco existió


CDMX - 22 de Septiembre del 2017 - Fuente: BBC Mundo


La lista de coincidencias no deja de crecer. Se repite la fecha, la devastación en la capital, las escenas de caos, la solidaridad de la sociedad civil. Y se repiten hasta las historias falsas.

Dos nombres, “Frida Sofía” este 2017 y “Monchito” en 1985, mantuvieron a un país en vilo durante días, hasta que se descubrió que ninguno de los dos niños existía.

Desde el martes, rescatistas, residentes y medios de comunicación se concentraron delante de la escuela Enrique Rébsamen, al sur de la Ciudad de México, donde se luchaba por rescatar a una niña atrapada en los escombros a la que hacían llamar Frida Sofía.

Esa escuela se desplomó el martes por el terremoto de magnitud 7,1 que sacudió el centro de México y dejó 286 muertos, y se convirtió en una de las imágenes del desastre. En ella murieron 19 niños y seis adultos.

El dramático rescate de dos niños entre los escombros de la escuela Rébsamen tras el terremoto en México

Este jueves se dio a conocer que no había ninguna niña llamada “Frida Sofía” atrapada entre los escombros del colegio.

La historia se repite

Treinta y dos años antes, hubo una escena similar en la calle Venustiano Carranza, en el centro de la Ciudad de México.

En ese entonces, el protagonista fue “Monchito”, un niño que supuestamente estaba atrapado entre los restos de la casa de su abuelo, tras el sismo de magnitud 8,1 que sacudió el país la mañana del 19 de septiembre de 1985.

Edificio derrumbado después del sismo de 1985 en Ciudad de México.Derechos de autor de la imagenBOB PEARSON
Image captionUn sismo de magnitud 8,1 devastó el centro de la Ciudad de México en 1985.

El diario español El País fue uno de los medios que cubrió esta historia. Según este diario, Luis Ramón, “Monchito”, había llegado con sus padres a la Ciudad de México la víspera del terremoto. Viajaban desde la costa del Caribe a la del Pacífico, y se quedaron a pasar una noche en la casa del abuelo materno. “Monchito” durmió en la habitación de su abuelo y allí les sorprendió el temblor, narró entonces El País.

Tras varios días de trabajo, equipos de rescatistas dijeron que ya no había nadie vivo bajo los escombros, pero miembros de un cuerpo de voluntarios civiles aseguraron que detectaban señales de vida.

En medio de la tragedia, eso provocó una reacción en cadena: los rescatistas empezaron a dar instrucciones y determinaron que se trataba de “Monchito” y el entonces presidente Miguel de la Madrid ordenó que se mantuviera la búsqueda a toda costa.

Frente al número 148 de la calle Venustiano Carranza se concentraban desde voluntarios y políticos a santeros y personajes famosos como el tenor Plácido Domingo, reportaron medios locales.

El tenor Plácido Domingo atendió a los trabajos de rescate después del terremoto de 1985.Derechos de autor de la imagenDERRICK CEYRAC
Image captionEl tenor Plácido Domingo atendió a los trabajos de rescate después del terremoto de 1985.

Todo un país se aferraba a la esperanza y los periodistas amplificaron la historia, que llegó más allá de la frontera de México.

Pero unos días después, se determinó que no había nadie vivo bajo los escombros. Todos los esfuerzos habían sido en vano.

Expertos se refirieron al hecho como un caso de “histeria colectiva”. Otros señalaron que “Monchito” nunca existió o que se trató de un montaje mediático para sacar del foco el manejo del desastre por parte de las autoridades.

Otra de las teorías, según los medios locales, señala que todo era una maniobra para recuperar una caja fuerte que estaba en la propiedad.

La confusión en el caso de “Frida Sofía”

El recuerdo de “Monchito” revivió este jueves.

En un giro sorprendente a una historia que generó muchísima atención, las autoridades de México descartaron que existiera una niña llamada “Frida Sofía” atrapada entre los escombros del colegio Enrique Rébsamen.

La angustia de quienes buscan sobrevivientes en la colapsada escuela Rébsamen

El subsecretario de Marina, Ángel Enrique Sarmiento Beltrán, en declaraciones a los medios en el lugar del rescate, dijo que están “seguros de que no fue una realidad” la existencia de la menor.

Muchos medios de comunicación mexicanos e internacionales, habían reportado que existía una niña atrapada entre los escombros a la que hacían llamar “Frida Sofía”.

Televisa, la mayor cadena de televisión mexicana, dedicó muchas horas a la cobertura del evento.

Rescatistas concentrados frente a la escuela Rébsamen, al sur de la Ciudad de México.Derechos de autor de la imagenYEMELI ORTEGA/AFP/GETTY IMAGES
Image captionDesde el martes, rescatistas, residentes y medios de comunicación se concentraron delante de la escuela Enrique Rébsamen, al sur de la Ciudad de México, donde se luchaba por rescatar a una niña atrapada, que después se informó que no existía.

El oficial mayor de la Secretaría de Marina, almirante José Luis Vergara, dio el miércoles detalles a la cadena de dónde se encontraba la menor e incluso de la estrategia para llegar hasta ella.

Sin embargo, durante la mañana del jueves, se fueron acumulando elementos e informaciones contradictorios que alimentaban la confusión sobre el caso y hacían crecer las dudas sobre la existencia de “Frida Sofía”.

El oficial mayor Vergara dio después una versión ligeramente distinta. Aseguró que “hay vida” bajo los escombros de la escuela, y no sabe si se trata de un adulto o de un menor.

Sobre “Frida” aseguró que crecía la “gran duda” de su existencia, pues no había una familia que la reclamara.

“Pero estamos en una crisis. Quizás los padres estaban atrapados en otro lado. Son hipótesis”, remarcó. Algo que fue finalmente desmentido.

En medio de esta confusión y la esperanza de encontrar vida en medio la tragedia, la historia de “Mochito” se repitió 32 años después.

Rescatistas en la Ciudad de México.Derechos de autor de la imagenREUTERS
Image captionSegún el comunicado de la Marina, los sensores de movimiento registran indicios de vida entre los escombros de la escuela.





Comentarios