lunes, 18 de diciembre de 2017 - 06:47 hrs

ESCÚCHANOS EN VIVO!



  
     

PERIÓDICO VIRTUAL


El quinto Balón de Oro de Cristiano se gestó en cuatro noches de Champions


México - 7 de Diciembre del 2017 - Fuente: California Medios


Hubo un tiempo en el que Cristiano Ronaldo se mostraba excesivamente ansioso por ser determinante en todos y cada uno de los partidos del Real Madrid. Sin excepción alguna, reacio y molesto ante cualquier propuesta de descanso, por mínima que fuera, el portugués solo tenía en su mente agrandar su saco de goles. Cuantos más mejor. Creía CR que la continuidad más absoluta y las cifras estratosféricas le catapultarían a lo más en los premios individuales. Parecía no importar nada más en su fijación por coronarse como el mejor futbolista del planeta, ni siquiera la posibilidad de llegar lastrado a las citas decisivas de la temporada, como le ocurrió en las finales de Champions de 2014 y 2016. Ambos años cumplió su objetivo: el Madrid conquistó la orejona y él se alzó con el FIFA Balón de Oro, pero su figura deslució en ambos partidos y en la Eurocopa de Francia.

Finalmente, tras varios y años de debate y de tira y afloja con diferentes técnicos, la experiencia y los consejos de Zinedine Zidane modificaron su pensamiento. El portugués aceptó dosificarse durante la temporada y entendió que rendir al máximo nivel en el tramo caliente del curso elevaría su categoría y le pondría todavía más si cabe en la primera fila de cualquier galardón. El método funcionó y su papel determinante en el los últimos cinco partidos de la Champions League le dieron la Duodécima al Madrid y allanaron su camino para igualar a Messi como el jugador más laureado de la historia del fútbol con cinco Balones de Oro.

Póker de goles al Bayern

Llegaron los cuartos de final de la Champions y el siete empezó a abrillantar su temporada tras siete meses de producción irregular. Su primera actuación meteórica fue nada más y nada menos que frente al Bayern de Múnich y en el Allianz Arena. CR se plantó en Alemania con solo dos goles en la competición y allí, en el escenario en el que dos años antes el Madrid cofirmó su regreso a una final de la Copa de Europa 12 años después, firmó un doblete para levantar a los de Zidane. Primero empató el gol inicial de Vidal con un remate cruzado y de primeras con la derecha y después cazó con la planta del pie un centro de Asensio para dar ventaja a los de Zidane en la eliminatoria.

Cristiano celebra su primer gol al Bayern.
Cristiano celebra su primer gol al Bayern. FILIP SINGER EFE

La hazaña en el Allianz pudo ser mayor, pero lo evitó un magnífico Manuel Neuer. Nada pudo hacer el meta alemán para evitar el hat-trick del luso en la vuelta. Con el Madrid de nuevo a remolque, empató con la cabeza y calmó los ánimos de un partido que enrevesó un gol en propia de Ramos. Pero ahí estaba en la prórroga para firmar otros dos tantos y meter a los suyos en las semifinales. Control con el pecho y disparo con la izquierda en su segundo gol y triplete con un remate a bocajarro tras una solitaria jugada de Marcelo. Póker y el Bayern a la lona.

Hat-trick al Atlético para llevar al Madrid a la final

Cristiano, en su segundo gol en la ida de semifinales.
Cristiano, en su segundo gol en la ida de semifinales. A.GARCÍA

Después de su papel determinante en los cuartos de final, el Cristiano más fino del año cogió carrera y agrandó su figura en las semifinales. 86 minutos le aguantó el Atlético al portugués, que dejó la segunda final consecutiva para el Madrid con un triplete en el partido de ida. Abrió la lata a los diez minutos con un tanto de cabeza tras un envío picado de Casemiro y remató la faena en la segunda mitad. Fusiló a Oblak con un latigazo a bote pronto desde la frontal del área en el segundo y noqueó a un Atlético a merced del Madrid y de su figura durante todo el partido enviando sutilmente a la red un pase atrás de Lucas Vázquez a falta de cinco minutos para el final.

Doblete en Cardiff para levantar la Duodécima

Una jugada meteórica de Benzema culminada por Isco finiquitaron la reacción del Atlético en la vuelta y confirmaron la segunda final de Champions consecutiva del Madrid. Enfrente la Juventus y en el horizonte el reto de ser el primer equipo en repetir título desde que se implantara el nuevo sistema de competición en 1992. Y de nuevo, Cristiano Ronaldo. El luso, con otro doblete, fue el actor principal de los blancos y el mejor jugador de una final en la que la Juventus (4-1) claudicó a 45 minutos de fútbol total del Madrid.

Cristiano en su segundo gol en la final de la Champions.
Cristiano en su segundo gol en la final de la Champions. GLYN KIRK AFP

Dio el primer golpe a los 20 minutos con un disparo cruzado al palo largo de Buffon y se encargó también de desatar la euforia madridista cazando en el primer palo un centro in extremis de Modric que supuso el 3-1. Aquel fue su duodécimo en la Champions, el décimo en las tres rondas finales y el segundo en Cardiff, donde cerró el círculo y empezó a grabar su nombre en el Balón de Oro. El quinto lo ganó Cristiano en cuatro noches de gloria europea.






Comentarios